Lunes, Julio 28, 2014
   
Text Size

Búsqueda

Cemex: el paradigma de Dunning en una multinacional mexicana

José de Jesús Hernández Escalante


Resumen
Como en un cuento de hadas, esta multinacional mexicana, tercer productor y primer comercializador mundial de cemento, recibió el beso de su príncipe azul, Lorenzo Zambrano, graduado de MBA en Stanford, convirtiéndose de manera casi mágica en una empresa global plenamente consolidada, adelantando los ciclos que de acuerdo al proceso evolutivo de internacionalización y su entorno económico de origen, debería asumir (Dunning1). Sin embargo, pese a su interrumpida utilización de sus ventajas de localización, del sobresaliente manejo de sus ventajas propietarias y de su audaz internalización en los mercados de sus principales competidores, la firma enfrenta no pocos desafíos, algunos relacionados con su características de pionero y otras más enfocadas a su exposición global y a la dinámica propia de las regiones en que ha decidido tener presencia en sus diferentes roles de productor, comercializador, distribuidor y vanguardista en el uso de la Tecnología de la Información y del Servicio a Clientes.

a

Introducción
Según Dunning,2 la decisión de una empresa de internacionalizar su producción se basa en aprovechar, en primer lugar, las ventajas de localización ofrecidas por un país o región determinados, haciendo uso de capacidades propias, ventajas de propiedad las cuales le permiten posicionarse mejor que otros en el mercado receptor. Finalmente y representando “la última patita del triángulo"3 que según refiere el autor le tomó 12 años descubrir, se encuentra la ventaja de internacionalización la cual toma en cuenta la situación de que si los costos de incorporación y organización de una nueva unidad productiva dentro de la red de activos de la firma son menores que los costos de transacción asociados a la transferencia de aquellas capacidades a un productor local, la firma decidirá invertir y relocalizar o incrementar la producción en dicho mercado.

Como si lo anterior fuera un guión, Cemex - fundada el 20 de enero de 1931 por familiares de los actuales propietarios- llega a su posición de empresa global luego de una larga evolución histórica. Hasta los años setenta la empresa creció dentro del país, primero con base en la expansión de su capacidad productiva y más tarde, mediante una estrategia de compras y fusiones. Desde mediados de los años setenta inició su internacionalización mediante el aprovechamiento de sus ventajas de localización, desarrollando exporta-ciones a Estados Unidos de América a partir de posiciones construidas en territorio mexicano, mediante plantas cementeras tanto del lado del Golfo de México como del lado del Océano Pacífico, atendiendo mercados en rápido crecimiento, como lo son los estados de Texas, Arizona y California.

A mediados de los ochenta Cemex tenía ciertos conocimientos de gestión y activos intangibles debidos a su larga trayectoria y experiencia en la industria especialmente en cuanto a su capacidad de operar esquemas multiplantas y en cuanto a su capacidad de desarrollar su integración vertical ventajas de propiedad.

En la siguiente fase de su desarrollo -posterior a 1986- la presión de la competencia externa da un impulso definitivo para su internacionalización vía inversión extranjera directa como medio para su sobrevivencia en segmentos cada vez más importantes del mercado mundial, dentro de la nueva perspectiva de empresa global hacia la que evolucionó siguiendo las tendencias actuales de la industria cementera mundial. Adicionalmente, Cemex incrementó su capacidad para comprar y reestructurar empresas cementeras con problemas hasta volverlas competitivas y rentables dentro del conjunto de su organización. Asimismo, un factor de competitividad desarrollado por Cemex en el curso de su expansión ha sido el manejo sofisticado de la ingeniería financiera para sustentar los proyectos y aún para la obtención de utilidades netas por este mismo concepto. Sin todo lo anterior no sería posible explicar la actual conformación global de la empresa.

Marco Teórico
El estudio de las empresas multinacionales de países en desarrollo abarca por lo menos dos décadas y se pueden encontrar dos grandes líneas de investigación:

La primera tiene una naturaleza más microeconómica y tiende a explicar las características y determinantes específicas que asumen las operaciones de inversión extranjera directa inversión extranjera directa de los países en desarrollo y dentro de esta línea podemos encontrar tres aportes básicos: a) el de Wells (1983;1986), que se basa en la teoría del ciclo de producto desarrollada originalmente por Vernon (1966) afirmando que la competitividad de las empresas multinacionales de economías en desarrolo, descansaría en el uso de tecnologías de pequeña escala y trabajo intensivas, para producir bienes indiferenciados en mercados en donde la competencia se da fundamentalmente vía precios, así como en la disponibilidad de mano de obra barata y de un management de bajo costo que tiene capacidades para operar empresas en otros países en desarrollo, es decir, a medida que el producto madura y se estandariza, se comienza a producir en países de menor nivel de desarrollo. b) La de Lall (1983), basada en el concepto de “cambio técnico localizado” que sostiene que el proceso de aprendizaje y desarrollo de capacidades competitivas depende del “ambiente” doméstico, siendo influyentes el tamaño y el grado de industrialización del país de origen de la empresas multinacionales de economías en desarrollo, con una mayor relevancia en las diferencias resultantes atribuidas a las estrategias comerciales e industriales que de igual forma haya adoptado dicho país. Estas ventajas se potencializan por el acceso a recursos humanos calificados a bajo costo en su país de origen y porque suelen pertenecer a conglomerados diversificados de propiedad familiar lo cual les da ciertas ventajas en términos de recursos financieros, gerenciales y técnicos.

Estas ventajas son explotables básicamente en otros países en desarrollo vía invesión extranjera directa pero también algunas innovaciones específicas ( adaptaciones o cambios mayores ) pueden dotar a las firmas de los países en desarrollo de alguna cualidad que puede ser explotada en un país desarrollado siendo este caso más raro por la fuerte competencia y las diferencias culturales existentes entre estos mercados, pero en general disponen de menos ventajas propietarias que sus contrapartes de país desarrollado por lo que son más proclives a entrar en joint ventures con firmas de país desarrollado y así acceder a tecnologías y capacidades de mayor alcance. Sin embargo, Lall destaca que no todas las empresas multinacionales de economías en desarrollo se ajustan al modelo de Wells, ya que algunas de ellas operan en sectores skills y de capital intensivo y en mercados de consumo sofisticados. c) En el tercer aporte teórico, Cantwell y Tolentino (1990), se apoyan sobre la idea de “acumulación tecnológica”, una fase más avanzada del proceso de internacionalización de las firmas de los países en desarrollo, advirtiendo cómo progresivamente se fue extendiendo hacia sectores más complejos y destinándose hacia países más avanzados, llegando a que algunas de dichas firmas ya son “genuinamente” innovadoras. Va más allá de Lall, al introducir la idea que es posible que las empresas multinacionales de economías en desarrollo desarrollen un sendero innovador en cierta medida independiente, aunque menos basado en la ciencia y la I&D y más en las diferentes clases de aprendizaje, en aspectos organizacionales y en ingeniería de producción bis a bis las firmas de los país desarrollado. Esta idea permite entender procesos que comienzan generalmente con la adquisición de un “paquete” tecnológico inicial por parte de la firma, la cual, con el tiempo, comienza a desarrollar sus propios conocimientos de naturaleza intangible, elevando la eficiencia de sus operaciones vía adaptación y mejora de la tecnología codificada adquirida a un tercero. Este proceso lleva, gradualmente, a que la firma desarrolle sus propias tecnologías específicas (UNTACD, 1993).

Por la otra parte, la segunda gran línea de investigación apunta más bien a ligar las etapas de desarrollo económico de cada país con su condición de emisor y/o receptor de inversión extranjera directa [la teoría del “sendero de desarrollo de las inversiones” –Dunning, 1988 y Dunning et al 1997-]. En síntesis, mientras que Wells y Lall analizan en esencia, la “primer ola de inversión extranjera directa de los países en desarrollo, Cantwell y Tolentino y Dunning (en especial en su articulo de 1997) ya están enfrentados a la “segunda ola” del fenómeno.

Dunning se plantea una secuencia en cinco etapas:

Etapa 1.- En una perspectiva de bajo ingreso per capita, los países atraen poca o nula inversión extranjera directa, además de que las firmas locales no tienen ventajas O para invertir en el exterior.

Etapa 2.- Al aumentar la demanda doméstica y la capacidad de los recursos locales vía infraestructura de educación de los recursos humanos, la recepción de inversión extranjera directa comienza a incrementarse, orientada a la sustitución de importaciones, especialmente en industrias tradicionales o trabajo, intensivas o a actividades en base a recursos. La emisión de inversión extranjera directa surge en forma limitada por la escasez de ventajas O de las firmas nativas, en algunos sectores en donde se desarrollaron capacidades propias del país, generalmente de tipo resource y market seeking o también vinculadas al acceso a otros mercados (oficinas comerciales, etc.) y que se dirigen hacia otros países en desarrollo y países vecinos (corresponde a la primera ola de internacionalización antes descrita).

Etapa 3.- Aquí pueden ocurrir dos cosas dependiendo de la actitud del gobierno sobre la inserción en los patrones internacionales de especialización del comercio y la producción. Si se da una estrategia de relativo aislamiento, la emisión de inversión extranjera directa será insignificante. Si por el contrario, el país se inserta activamente en la economía internacional, las firmas pueden desarrollar ventajas de propiedad propias del país en actividades innovadoras (corresponde a la segunda ola de inversión extranjera directa de países en desarrollo). La inversión extranjera directa hace un mejor uso de los recursos en los cuales el país tiene ventajas comparativas, complementando las ventajas de localización ofrecidas por el país receptor, mientras que la inversión emitida compensa las desventajas de localización del país emisor. El resultado neto es (o debería ser), según Dunning, una estructura económica más internacionalizada y a su vez tipificada a cada país. Sin embargo, es posible que la inversión extranjera directa cambie de carácter y sea más influida por las metas globales de las ET y por la posibilidad de sacar partido de la coordinación de actividades conjuntas de sus distintas filiales (efficiency seeking ).

Etapa 4.- Al continuar desarrollándose los países eventualmente se convierten en emisores netos de inversión extranjera directa, debido a que sus costos reales de los recursos locales inmóviles se convierten en menos favorables que aquellos que ofrecen otros países y/o porque sus ventajas comparativas se concentran crecientemente en la posesión de activos tales como management, skills organizacionales, tecnología de avanzada, información, etc., las cuales pueden ser fácilmente transferibles vía inversión extranjera directa.

Etapa 5.- Las características propias de cada país pesarían menos en relación con las estrategias de la ET, quienes a su vez, valorarían menos sus ventajas de localización ofrecidas por cada país. De igual forma las ventajas de propiedad “país-específicas” serían cada vez menos importantes ganando terreno las ventajas de propiedad “firma-específicas”, y en particular aquellas que se derivan de la coordinación internacional común de distintas actividades. Serían las estrategias de las ET, especialmente las del tipo efficiency seeking, las que determinarían en esencia, la posición neta de cada país como emisor/receptor de inversión extranjera directa.

CARACTERIZACION DE CEMEX Y DE OTRAS GRANDES EMPRESAS MEXICANAS.
Para clarificar la características de la evolución de Cemex en el camino de su internacionalización considero conveniente incluir una selección de empresas realizada por Garrido,4 que tienen en común el tener en propiedad de mexicanos los centros de decisiones y que por su tamaño e importancia en los negocios donde operan sean lo suficientemente relevantes para que esa internacionalización sea significativa. Cuadro 1.

Cuadro 1. Inversión Extranjera Directa de Grandes Empresas Mexicanas. Por región y por rama de actividad.
a

En el cuadro anterior se destaca el hecho de que la internacionalización de las grandes empresas mexicanas es un fenómeno de marcado tono regional, con predominio total hacia los EEUU, lo que permite evidenciar una conducta de internacionalización fuertemente influida por ventajas de localización –L-, así como por la fuerte presencia de mexicanos y en general de latinos en dicho país, mismo que además se especifica como el mercado más grande del mundo. Al respecto de América Central y del Sur, esas ventajas resultan de la unidad e identificación lingüística y cultural.

Variables contextuales para la internacionalización vía inversión extranjera directa por parte de Cemex y otras grandes empresas mexicanas.

Al tomar la decisión de internacionalizar sus inversiones a partir de los años noventa, Cemex y otras grandes empresas mexicanas, operaron sobre la base de tendencias histórico-evolutivas y condiciones de contexto relevantes para dicha decisión.

1.1 Tendencias evolutivas de las grandes empresas mexicanas desde la industrialización sustitutiva de importaciones hacia la internacionalización. La mayoría de las empresas se formaron en la etapa de industrialización sustitutiva de importaciones, años sesenta y setenta, otras a comienzos de siglo y finalmente están las que devienen de privatizaciones en los ochenta y noventa y que surgieron durante la reforma económica estructural. Se dedicaban predominantemente a transformar materias primas en bienes de consumo difundido o intermedio y la modalidad de propiedad era de tipo familiar, situación de control que no perdieron incluso, al incursionar en el mercado de valores y se desarrollaron de una actividad principal, a la integración vertical, a la diversificación y en pocos casos expandieron su mercado horizontalmente (Cemex ).

Todas, lograron posicionarse de manera importante en consejos de instituciones financieras, lo que les permitió contar con financiamientos blandos. También en general, tienen una estructura organizativa multidivisional y bajo holdings, fueron capaces de generar diversos “recursos” o “activos especializados” (Collins y Montgomery, 1997 y Williamson, 1989 ). En el campo de la tecnología se observan casos destacados aunque numéricamente muy limitados de impacto internacional, pero en general adquirieron habilidades tecnológicas en base a alianzas con empresas de otros países. En cuanto a la experiencia de gestión, las grandes empresas mexicanas han debido operar en ambientes de negocios muy contrastados y cambiantes a lo largo de su historia, desde el “desarrollo estabilizador”, el alto proteccionismo, la intervención estatal, la acelerada expansión 1960-70, las situaciones de quiebra generalizadas -1982- y, el posterior contexto recesivo e inflacionario, para finalmente enfrentar las nuevas condiciones creadas con la brusca apertura de la economía al exterior, así como la desregulación económica, en otro contexto de breve expansión que luego desemboca en una grave crisis en 1995. Lo anterior, sugiere que las grandes empresas mexicanas desarrollaron, para sobrevivir e incluso crecer, comportamientos flexibles y adaptables, mismos que incrementaron sus habilidades de gestión y dirección aunado al hecho de que muchos de sus futuros CEO cursaron estudios de posgrado en EEUU.

1.2 Políticas públicas de reforma estructural y su impacto sobre la tendencia a la internacionalización de Cemex y las grandes empresas mexicanas. Presionados por la situación económica de 1982, los políticos tradicionales ceden su lugar a los economistas quienes se dirigen hacia una economía abierta y desregularizada, al tiempo que se aplicaban políticas para promover el liderazgo de la grandes empresas mexicanas, procurando que estas se reestructuraran conforme a la nueva configuración competitiva del país con el exterioR.5 Por una parte, el gobierno acudió al rescate de las grandes empresas endeudadas en dólares en 1983, mediante el programa Fideicomiso para la Cobertura del Riesgo Cambiario (FICORCA ) mismo que, en el caso de Cemex, financió la totalidad de su deuda externa bancaria. Sin este programa, las grandes empresas mexicanas no hubieran podido retomar el camino de su saneamiento financiero y reestructuración económica, por lo que tampoco hubieran tenido las condiciones para enfrentar con éxito su actual internacionalización. Adicionalmente en 1990, se aplico una reforma al sistema financiero que incluyo la renegociación de la deuda externa en el marco del plan Brady, teniendo consecuencias muy positivas para la expansión e internacionalización de las grandes empresas mexicanas, ya que les permitió regresar a los mercados financieros internacionales voluntarios luego de una década de exclusión, accediendo a fondos en condiciones competitivas internacionales para mejorar su competitividad y eficiencia dentro del país, así como para concretar su inversión extranjera directa, ya sea mediante fusiones y adquisiciones o por las vía de instalar nuevas plantas.

Un segundo grupo de políticas que tuvo gran impacto para impulsar la internacionalización de las grandes empresas mexicanas fueron las aplicadas para reformar las regulaciones del comercio exterior y para el acceso de IDE al país. Desde 1986 se ejerció una política de apertura unilateral, bajando anticipadamente el nivel de sus aranceles a lo que luego serian los requerimientos de la OCDE y eliminando prácticamente los controles no arancelarios, abriéndose a la competencia internacional industrias tradicionalmente protegidas, como el cemento y la cerveza. Esta nueva competencia motivó que las grandes empresas mexicanas asumieran como parte de sus estrategias la salida al exterior mediante inversión extranjera directa. Por su parte, con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte ( TLC ), se avanzaba en acceder más favorablemente al gigantesco mercado estadounidense por parte de la grandes empresas mexicanas, pero al mismo tiempo y aún antes de la firma del mismo, se aceleró la llegada de empresas extranjeras mediante inversión extranjera directa, que buscaban posicionarse y potenciar a su vez su acceso al mercado de EEUU, por lo que con su llegada se incrementó la competencia para las grandes empresas mexicanas y se convirtió en un nuevo factor de impulso a la internacionalización de las mismas.

1.3 La evolución de la inversión directa extranjera hacia México. En los años posteriores a la crisis de la deuda, entre 1983 y 1988, se mantiene un aumento progresivo en el ingreso de inversión extranjera directa al país, tanto en términos relativos como absolutos. Sin embargo, son aún más significativos los cambios entre 1988 y 1997. De US$ 2,800.8 millones y 1.54% del PIB a US$ 12,000 millones y 3.09% del PIB, por lo que se duplica en términos porcentuales relativos respecto al PIB pero en términos absolutos se quintuplica. En cuanto a sectores, en el primer periodo (1983-1986), la inversión directa extranjera se concentra en manufactura- entre el 80.54% y el 66.64 %- y dentro de esto tiene como destinos más importantes al petróleo y los vehículos de transporte. Durante este período las empresas automotrices estadounidenses radicadas en el país desde hace muchos años, establecen nuevas y modernas plantas para exportar vehículos y motores a EEUU, lo que es parte de una estrategia intrafirma en el marco de programas de desarrollo acordados con el gobierno mexicano.

En cambio, en el período que transcurre a partir de 1989 se reduce la importancia de la manufactura – 39 %-, y se incrementan sectores como telecomunicaciones y servicios financieros_ de 1992 a 1995-, lo que significa que los servicios pasan de un 13 % a un 69 %, estableciéndose alrededor de un 45 %. La privatización de Telmex con participación de socios extranjeros con el Grupo Carso y la compra de IUSACELL por parte de Bell Co., así como la evolución del sector comercio, para establecer nuevas cadenas comerciales y/o comprar las ya existentes refleja una gran entrada de capitales bajo inversión extranjera directa. Otro cambio notable en la inversión extranjera directa desde 1989 es la expansión de la industria maquiladora hasta llegar a un máximo de 19 % en 19966

En cuanto al origen de la inversión extranjera directa, se mantienen los rasgos de de participación relativa que tradicionalmente tienen las inversiones de origen estadounidense -de un 40 a un 70%-. Sin embargo, desde los años previos al TLC hay incrementos en la participación de otros países, tanto dentro de los de la OCDE, como de capitales movilizados desde la India. Destacan por los miembros de la OCDE, Canadá así como -las particularmente motivadas por captar las ventajas de operar desde México en el contexto del TLC- por parte de Alemania y Japón y que se han concentrado principalmente al sector Automotriz.

Finalmente, deben anotarse los cambios en las formas de inversión extranjera directa que llega al País, por lo cual pueden estar subestimadas en su importancia relativa y en su papel dentro de la cooperación y competencia con las grandes empresas mexicanas y su proceso de internacionalización. En especial señalamos la renovada presencia de empresas extranjeras que acceden al control accionario de alguna grandes empresas mexicanas por la vía de Joint venture y alianzas estratégicas, así como por medio de compras y fusiones.

Lógica y formas de la internacionalización de Cemex.
Después de revisar bajo que escenarios nacionales se desarrollo Cemex, es necesario analizar ahora sus motivaciones, objetivos, formas de inversión y organización, así como las ventajas de localización con que opera, considerando para ese fin cinco distintos elementos tipológicos bajo las premisas del paradigma ecléctico: El grado de internacionalización, el tipo de producto, de producción industrial, de integración internacional y las modalidades con las que participa en la producción industrial ( ver Cuadro 2 )

Cuadro 2: Lógica y formas de la internacionalización de Cemex.
a

Fuente: Modificado de Garrido ( 1999 ).

Conclusiones:
Cemex ha demostrado en su camino que dentro de condiciones similares, su ventaja comparativa ha sido y será la eficiente utilización de sus ventajas propietarias, tanto en contextos de su país de origen como en su propio sendero evolutivo para consolidarse como empresa global. Citando a Duran y Úbeda,7 Cemex parece comprobar que las empresas que logran los más altos niveles de multinacionalización son aquellas que cuentan con conocimientos de gestión internacional, capacidades tecnológicas distintivas y un capital gerencial tanto doméstico como internacional. De ahí que la firma que nos ocupa, con gran visión, mantenga en su staff responsable de buena parte de su gestión internacional a gerentes españoles, incorporados a raíz de su exitosa adquisición de empresas cementeras españolas. Lo anterior podría explicar en parte, el adelanto de Cemex – con respecto a otras grandes empresas mexicanas- en la teoría del “sendero de desarrollo de las inversiones“ de Dunning, ya que generalmente se comprueba su facilidad para transferir sus activos intangibles y su tecnología de avanzada vía inversión extranjera directa. De la mano de Lorenzo Zambrano, Cemex parece confiar en que cada vez más hará valer sus ventajas O “firma-específicas” en su estrategia de consolidarse a largo plazo como una rentable y eficiente empresa global.

Notas:
1. 2002
2. México es de los países con mayor aceleración en el proceso de concentración de la riqueza, estimulado por las políticas gubernamentales.
3. Fuente: Dirección general de Inversión Extranjera SECOFI. Dirección General de Investigación Económica-Banco de México.
4. 1988,1993
5. 1988.
6. 2002
7. 1999

ITESO
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente
Departamento de Economía, Administración y Mercadología (DEAM)